Yoga facial.

¡Yoga facial! Lo que debes saber para ser toda una experta.

Volver a

Si nunca habías escuchado sobre el yoga facial, ¡este artículo va a cambiar tu vida! Sabemos que puede parecer un poco raro, pero esta práctica está llena de beneficios que tú y tu rostro ¡van a amar! Lee con mucha atención, aprende algunos trucos y empieza a incluir en tu rutina de belleza un poco de estos ejercicios.

¿Qué es el yoga facial?

Es una disciplina que tiene como objetivo entrenar los músculos responsables de generar todos los movimientos que hacemos con el rostro, para que mantengan su elasticidad y no pierdan su apariencia.

Esta técnica está conformada por una serie de ejercicios, estiramientos y pequeños masajes que se pueden hacer en minutos y ¡logran un resultado increíble!

Beneficios del yoga facial:

Como sabemos que te encanta verte linda, y que la piel de tu rostro es una de las partes de tu cuerpo que más cuidas, queremos compartirte algunos de los beneficios de esta práctica que estamos seguras de que empezará a hacer parte de tu rutina de belleza.

  1. Oxigena la piel de tu rostro y mejora la circulación en esta zona de tu cuerpo.

  2. Elimina tensiones que se acumulan en el rostro.

  3. Activa los músculos, tonifica y ayuda a combatir la flacidez.

  4. Le da flexibilidad a la piel, retrasando el envejecimiento. Puedes creer que ¿hasta puede prevenir que aparezcan arrugas? ¡Queremos empezar con esta práctica ya!

  5. Estimula la producción de colágeno, ¡una proteína que ayuda a que la piel se vea hidratada y linda!

3 ejercicios para incluir en tu rutina:

¿Estás lista? Aquí te compartimos 3 ejercicios con los que puedes empezar a practicar un poco de yoga facial. Son súper sencillos así que ¡no hay excusas!

  1. Abre un poco la boca y, sin perder esta posición inicial, muestra una pequeña sonrisa. Quédate así por 5 segundos, amplía un poco la sonrisa y espera otros 5 segundos. Repite este ejercicio, haciendo que tu sonrisa sea cada vez más grande y descansa.

  2. Mira hacia arriba y, en esa posición, haz el gesto de dar un beso, ¡sin pena! Trata de exagerar el movimiento lo que más puedas y, si lo acompañas del sonido del beso, será mucho más sencillo hacer correctamente el ejercicio. Repítelo 10 veces y descansa.

  3. Llena tu boca de aire y pásalo de una mejilla a otra por 30 segundos. Si es necesario, puedes poner tus dedos sobre tus labios para que el aire no se salga.

  4. Levanta las cejas lo que más puedas y cierra los ojos. Respira profundo inhalando por la nariz y botando por la boca. Mantén el ejercicio por 8 respiraciones y descansa. Esto ayudará a fortalecer tus párpados y a evitar que se estiren con el paso del tiempo.

  5. Pon tus dedos índice y medio en la mita de las cejas, y dibuja, con ellos, una V hacia arriba. Repite este movimiento por 8 veces, y haz 3 series. Este ejercicio es ideal para evitar las arruguitas o líneas de expresión, que aparecen en esta zona del rostro.

¿Ves lo fácil que es? Si quieres saber más, cuéntanos en los comentarios si te gustaría que Sophi hiciera un video sobre yoga facial, estamos seguras que a ella ¡le encantaría! Recuerda acompañar esta práctica con una rutina de belleza que incluya crema hidratante, jabón para lavar la cara y bloqueador solar.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online