Volver a

Las vaporizaciones faciales tienen como propósito dilatar los poros del rostro para facilitar la extracción de impurezas, tales como espinillas, granitos, o puntos negros. Además, es una buena práctica de respiraciones.

Este procedimiento consiste en inhalar el vapor para limpiar y humedecer los poros de la piel. En la actualidad existen aparatos para realizar estas vaporizaciones faciales de manera rápida y sencilla, pero te voy a enseñar como lo hago yo. Pero recuerda que es importante consultar primero con el dermatólogo.

Lo que vamos a necesitar:

  • 1 litro de agua

  • Plantas medicinales (manzanilla, romero y lavanda)

  • Un recipiente grande con tapa

  • Una toalla

  • Algodón.

Procedimiento: Hierve el agua con las plantas medicinales, cuando llegue a ebullición, aparta el recipiente del fuego, tápala y déjala reposar 5 minutos. Luego,  retira la tapa de la olla y, con cuidado de no quemarte, acerca tu rostro un poco, siempre con los ojos cerrados.

Recomendaciones: La distancia adecuada, como se ha mencionado, es de unos 20 cm entre el vapor y el rostro. Mientras haces las vaporizaciones faciales, cúbrete la cabeza con una toalla para que el vapor no se escape.  La duración máxima debe ser de unos 5 minutos. 

Al terminar la vaporización, puedes pasar unos algodones desmaquillantes por la cara, suavemente, para eliminar bien las impurezas extraídas. Enjuaga con agua fría y utiliza una toalla limpia. A continuación, puedes aplicar un tónico y la loción hidratante que uses de manera habitual.

Gracias por leer mi artículo, espero que te haya gustado.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online